Seleccionar página

En Brasil, la verdadera receta nacional es la feijoada, que se toma tanto en las casas como en los restaurantes. Además de los frijoles negros, que le dan el nombre, se prepara con diferentes partes del cerdo guisadas: pies, tocino, panceta ahumada, morcilla, oreja, morcilla, chorizo, lengua de vaca…Se acompaña de arroz, plátanos fritos, rodajas de papaya, harina de mandioca frita y naranja pelada. Procede de tiempos de la colonia portuguesa y la preparaban los esclavos. Los rodizios y la caipirinha son, junto a la variedad de pescados y mariscos de la que habló Americo Vespuccio, los grandes emblemas de la cocina carioca. Sin olvidar, por supuesto, al café.

Para descubrir sus mejores representaciones, les sugiero tres restaurantes muy diferentes entre sí. Lasai, del chef Rafael Costa e Silva que fue premiado por la Academia Brasileira de Gastronomía en 2016, uno de los mejores de la nueva generación, gracias a su reivindicación del producto local; Olympe, de Claude y Thomas Troigros (padre e hijo), que combinan sabiamente técnicas francesas con ingredientes brasileños. Y A Garagem da Roberta, de Roberta Sudbrack, ganadora del Latin America’s Best Female Chef 2015, donde propone una gran cocinera callejera, reivindicando sus orígenes en la gastronomía.