Seleccionar página

Buenas noticias nos llegan desde el cono sur del continente americano, donde esta corriente también se afianza gracias a proyectos que buscan replantear la canasta básica familiar, con alimentos saludables y de calidad.

Por Antonella Ruggiero Sansone

La tendencia verde irrumpe como un rayo potente y decidido a cambiar las cosas, a volver al origen, a (re)conectarnos con lo que éramos y hacíamos y hemos dejado de lado.

La paraguaya Fundación Proinso –organización sin ánimo de lucro que busca “dar un nuevo significado a los sectores empresariales, apoyando activamente el crecimiento de comunidades para obtener mejoras en armonía con la madre tierra y en la calidad de vida de sus habitantes”– respalda el proyecto Green Flash, pionero en producción de dulces, almuerzos y materias primas de calidad, a un precio justo y con procedimientos cónsonos con el medioambiente. Fiorella Migliore, de la Fundación Proinso, y Matías Marrón, gerente general de Green Flash, nos dan los detalles desde Asunción.

¿Cuál es el alcance de esta iniciativa en Paraguay y en América Latina?
Hoy en Asunción, Paraguay, preparamos almuerzos para 200 personas cada día, aunque nuestro objetivo para este año es llegar a los 400 y en 2017 a 4.000. Queremos llegar a todas las escuelas del país y brindar a los niños una alimentación nutritiva que acompañe y promueva su correcto crecimiento y desarrollo de capacidades.

¿Es posible “exportarla” a otros países?
Nuestra idea es desarrollar el modelo en Asunción, expandirnos a otras ciudades y luego a más países. Ya tenemos la empresa formada en Argentina y estamos a un paso de comenzar con nuestras actividades. Somos muy serios en lo que hacemos y tenemos un pensamiento a largo plazo muy definido.

¿En qué puede cambiar nuestros hábitos?
Green Flash provee los alimentos de todo un día a quienes, por decisiones filosóficas, personales o de salud, deseen optar por una alimentación equilibrada, rica, 100 % vegetal y libre de gluten. Nuestra última apuesta son barritas energéticas que tienen como base plátanos deshidratados artesanalmente, uvas pasas, cacahuetes, semillas de chía, moringa y un toque de cacao y sal marina.

¿Podríamos decir que se enmarca en una macrotendencia de recuperación de hábitos saludables, de cuidar la alimentación y sentirnos mejor?
Sí. En Iberoamérica es ya un hecho. A nivel global hay un ‘despertar’ sobre nuestra alimentación y nos estamos dando cuenta de que íbamos por un camino equivocado. Este es el momento de revertir esta situación.

¿Tiene algo que ver con los superalimentos?
Sí, utilizamos también superalimentos como moringa, semillas de chía, sésamo, girasol, cacao, aceite de coco, bananas integrales (incluyendo la cáscara, de la que se obtienen proteínas completas), alimentos fermentados (yogures y vegetales fermentados), entre otros. Nuestro objetivo es compartir información que convierta al consumidor en participante activo y consciente de sus elecciones alimenticias y sus consecuencias.

barritas paraguay