Seleccionar página

Es la segunda vez que se entrega y repite en Iberoamérica. En 2016 fue la venezolana María Fernanda di Giacobbe y este año el Basque Culinary Center World Prize pasa la frontera y se queda en Colombia, gracias al trabajo de Leonor Espinosa y su fundación Funleo.

«Leonor asume la cocina popular de su país como motivo de orgullo y la promueve apelando a la innovación como herramienta para diversificar el uso de la biodiversidad y darle valor a lo propio. A través de Funleo, reivindica el hacer y el saber ancestral de poblaciones sobre todo indígenas y afrocolombianas, impulsando procesos de crecimiento rural en marcos de soberanía alimentaria, canales de comercialización con pequeños productores, así como espacios para la educación, nutrición, emprendimiento y turismo en localidades étnicas. Mientras suma apoyos por inaugurar un Centro Integral de Gastronomía en el Chocó, como marco alternativo al narcotráfico… insiste en que las comunidades transformen su patrimonio biológico, cultural e inmaterial en formas de desarrollo social y económico», leemos en la web del BCC.