Asiento de la cultura maya, es uno de los excepcionales espacios de Centroamérica, con una cocina cargada de fuerza y singularidad, construida a base de enchiladas, tamales colorados o tortillas (elaboradas a mano y horneadas en barro).

Recetas emblemáticas son el pepián, los paches (tamales de patata o arroz) y los chuchitos (con masa de maíz). Y como postre los rellenitos (plátano relleno de frijoles). Podemos descubrir estas y otras recetas en restaurantes como Gracia, con la cocina de autor de Pablo Novales; Tamarindos, un bistró popular y bullicioso o Splendido, con platos como el pollo con salsa de ron.

Mirciny Moliviatis, reconocida chef guatemalteca, asegura que el Mercado Central es una parada obligada, sobre todo los puestos de Doña Mela y Doña Rosita, quienes llevan toda la vida preparando enchiladas, rellenitos o atol (bebida ancestral maya). Para algo más urbano 4 Grados Norte, “con restaurantes de chefs que están haciendo cosas maravillosas con ingredientes locales”. Y un imprescindible, su plato favorito: el gallo en chicha.