De la mano de excepcionales cocineros contemporáneos, la cocina iberoamericana (que se desarrolla a ambos lados del océano, pues debe incluir España y Portugal) llama a la puerta con mucha fuerza en todo el mundo.

Es el resultado del colorido y la extraordinaria diversidad de componentes, técnicas y materias primas de cada uno de sus países que, por su tamaño y riqueza, albergan a su vez maravillosas gastronomías en su interior, porque muchos países de Latinoamérica, en Europa y en América, son, prácticamente, un continente en sí mismo.

La última edición del prestigioso ranking The World’s 50 Best Restaurants, desvelado en Bilbao a mediados de junio, ha constatado el gran momento de los fogones iberoamericanos, con 14 restaurantes situados entre los 50 primeros y otros tantos entre el 50 y el 100. Ninguna región del mundo obtiene un éxito comparable.

Cinco entre los 10 primeros
Pero lo más asombroso es que, de los 10 mejores restaurantes del mundo según esta acreditada clasificación, cinco sean iberoamericanos, los españoles Celler de Can Roca (2), Mugaritz (9) y Etxebarri (100), y los peruanos Central (6) y Maido (7), ambos de Lima.

Al margen de los españoles, de los que ya hemos hablado largo y tendido desde que se conoció The World’s 50 Best Restaurants, según el ranking, el mejor restaurante de América Latina (el número 6 del mundo) es el Central de Lima, en Perú, que regenta ese gran cocinero llamado Virgilio Martínez. En la misma ciudad, Maido, de “Micha” Tsumura, se sitúa, inmediatamente detrás, en la séptima posición universal.

A ellos les sigue el éxito también de Ciudad de México a través de dos restaurantes muy bien situados: Quintonil, de Jorge Vallejo, en el puesto 11 y Pujol, de Enrique Olvera, en el puesto 13. Y, por parte española, Disfrutar (del trío formado por Oriol Castro, Eduard Xatruch y Mateu Casañas), que ocupa la posición 18, también entre los 20 primeros.

Completan el grupo de los situados entre los 50 mejores el chileno Boragó de Santiago (27), con el chef Rodolfo Guzmán; el brasileño DOM (30), del famoso Alex Atala; y otro limeño, Astrid y Gastón (39), del laureado Gastón Acurio. Y tres españoles, Arzak de San Sebastián (Juan Mari y Elena Arzak, 31), Tickets de Albert Adrià, en Barcelona (32) y Azurmendi (de Eneko Atxa, 43).

Del 50 al 100
En la segunda parte del prestigioso ranking, del 50 al 100, aparecen otras siete estupendas casas de comidas de América, a las que se unen seis españolas: (Nerua de Josean Alija en Bilbao, 57; Quique Dacosta de Denia, 68; Elkano de Aitor Arregui en Getaria, 67; Enigma, de Albert Adrià, en Barcelona, 95; y DiverXO de David Muñoz en Madrid, 96) y una portuguesa (Belcanto de José Avillez, en Lisboa, 75).

Al otro lado del charco aparecen, en primer lugar, dos restaurantes bonaerenses, Don Julio de Pablo Rivero (puesto 55) y Tegui, de Germán Martitegui (60), que demuestran la pujanza de la nueva cocina argentina. Les sigue, en la posición 64, Sud777 de Edgar Núñez de Ciudad de México y, a continuación otros dos restaurantes brasileños, concretamente de São Paulo, A Casa do Porco (79) de Jefferson Ruda y Maní (87) de Helena Rizzo, para cerrar en el 99 Leo de Bogotá (Colombia), a cargo de Leonor Espinosa, y en el 100, Lasai, de Río de Janeiro, de Rafa Costa.

Enhorabuena a todos los citados por la gran labor que desarrollan a la hora de posicionar a la gastronomía iberoamericana en un lugar de absoluto liderazgo en todo el mundo.
Con información de www.fueradeserie.com