El café, mágica bebida que hoy disfrutamos tuvo sus orígenes en Arabia. De Arabia el preciado grano pasó a Europa a través de los turcos y del viejo continente pasó a América, en donde el clima y las condiciones del suelo, permitieron un rápido cultivo en Colombia, Brasil, México, Nicaragua y Venezuela principalmente, fue tanto el auge del cultivo del café en America que muchas personas creían que había tenido allí su origen, ya que el café de América se consume en todo el mundo. El noble arbusto requiere para su cultivo un clima cálido pero con alto nivel de humedad; el sol no debe llegar directamente a la planta por ello se ven plantados junto a los cafetos árboles de plátanos cuyas enormes hojas protegen y le dan sombra; su altitud debe se entre los 1,000 a 1,300 metros sobre el nivel del mar. Sus principales variedades son: Arábigo, Borbón, Caturra, Maragojipe y Mondo Novo.

El café es una bebida consumida en gran parte del mundo. Utilizado desde tiempos inmemorables, es una de las bebidas más tradicionales de occidente. Se estima que cada cosumidor de café en México, ingiere anualmente unos 4.5. kilos, y en algunos países productores como Brasil, el consumo anual percápita es de 10 kilogramos. La planta de la que se extraen los granos de café es cultivada en sus múltiples variedades por todo el mundo, aunque el más difundido es el café arábica y en algunos países africanos, asiáticos y en determinadas zonas de Brasil, se produce también el café Robusta.

El Café ArábicaTT Tse cultiva en un 75% a nivel mundial; su cultivo es más exigente y delicado ya que necesita una temperatura entre 15 y 25 ° C., mucha iluminación, altura superior a los 800 metros sobre el nivel del mar, vientos moderados y lluvias frecuentes.